Mini Juegos Gratis



Una mujer madura me lo enseño todo

Empiezo por el principio, en este tiempo yo acababa de terminar de estudiar un módulo de Formación Profesional, hice unas prácticas en una empresa de mi localidad (Málaga). Cuando acabé las prácticas me ofrecieron un puesto pero con la condición de hacer un curso de formación en la fábrica principal en Tarragona. El curso constaba de 2 meses.

Me eché las manos a la cabeza y fui. Me pagaban una pensión completa pero en vez de pillar un hotel, pero la cosa es que mi familia se enteró por un familiar que tenemos en Barcelona que una amiga tenía una amiga que alquilaba una habitación muy cerca de donde yo iba a hacer el curso.

Mi familia y yo fuimos a visitar esa casa… vivia una mujer madura de unos 48-50 años (yo era un niño 19 años) y me pareció una persona agradable y el piso estaba muy bien.

A mis padres les pareció bien ya que la mujer se comprometió a que no me dejaría salir en semana y me cuidaria como una madre, vamos que se ganó a mis padres.

Total que me establecí en su casa. Martina se llamaba mi casera. Era una mujer italiana un tanto peculiar… no sabría explicaros pero desde el primer momento se notaba que era ese tipo de personas libres, sin las ataduras que tenemos hoy en día muchos de nosotros. Y un poco hippie. Eso sí muy cuidada fisicamente, como si se hubiera hecho algo de cirugia en la cara. Me contó que vivia sola y que alquilaba la casa para ganarse un dinero extra y de paso tener compañía. Por cierto ella no trabajaba, pero salía bastante.

Fisicamente no puedo deciros que fuera una belleza pero tampoco estaba mal, tipica mujer madura entradita en carnes, bastante tetona, se notaba que hacia deporte y muy morena. Se nota que le encantaba la playa.

El piso era en realidad un apartamento con un baño, dos habitaciones, terraza, salón y todo eso. La única novedad que tenía el apartamento es que tenía una minihabitación con una sauna. Me contó que le gustaba mucho la sauna y que la podria usar siempe que quisiera.

La mujer no era perfecta, entre sus defectos estaba que cocinaba bastante mal, además le daba por hacer comidas raras tipo libanesa y tal… y bueno la limpieza no era su fuerte… dejaba mucho las cosas tiradas hasta el día siguiente o mas… ropa… comida… de todo.

Las primeras dos semanas fue más que nada para conocernos… yo era la primera vez que salía de casa y estaba algo cortado…. me cuidaba mucho de ir al baño cuando estaba seguro que estaba libre y cosas asi.

Mi vida esos días era de 9 a 5 de la tarde en el curso de formación, luego llegar a casa, quizas dar un paseo por ahí o a la playa (era verano) y luego a casa a cenar y verla tele… y la paja antes de dormir, claro. Jejeje

La casera por su parte hacia mucha vida fuera… se notaba que iba a la playa por la mañana y tarde y solo nos veiamos un rato por la noche.

Los primeros dos fines de semana yo me volví a pasar el fin de semana a casa pero al tercero decidí quedarme, estaba algo triste porque pensaba que me iba a aburrir a horrores.

Martina me preguntó que si yo no me iba a casa, le dije que no… y me dice: ah pues entonces me vas a acompañar en el viernes-noche-relax.

Yo riendome le dije que vale.

Me dijo si cenaria con ella y yo le respondí que si… con un poco de vergüenza.

Hay que tener en cuenta que la mujer tenía la edad de mi madre si no incluso un poco más. Así que sexualmente para mí era un cero a la izquierda.

A eso de las 10 de la noche me preguntó si la acompañaba a usar la sauna… que venía muy bien para el relax.

Yo le dije que si, que nunca había entrado en una y me apetecía probar. Me dijo que ella me esperaba dentro.

Fui a mi habitación, me desnudé, cogí un bañador y fui para allá con una toalla… cuando abro la puerta y entro veo que está Martina dentro DESNUDA! Yo muerto de vergüenza la digo si quiere que espero fuera mientras ella está dentro y me dice: No seas tonto, ya somos mayores. En las saunas hay que entrar sin ropa para que todos los poros de la piel suden.

Total que entro sin mirar y me siento en el banco frente a ella. Madremia que vergüenza pasé al princio, porque ella me hablaba y yo tenía que mirarla a la cara… pero claro con las tetazas y el coño al aire es dificil no bajar la mirada. Por cierto me di cuenta que no tenía ni una sola marca de bikini por lo que imaginé tomaria el solarium o algo asi.

Mas o menos recuerdo que hablamos de esto:

Martina: ¿No te quitas tú el bañador?

Yo: Es que la verdad es que me da vergüenza.

Martina: No seas tonto, no se de que tienes que avergonzarte

Yo: Ya pero delante tuya…

Martina: ¿Pero que dices tontorrón? Yo soy ya muy mayor y estoy “curada de espanto”. Venga valiente!

Yo: Venga va pero no mires, vale?

Martina: Anda si yo no miro.

Me salí e la sauna para quitarme el bañador y volví a entrar. La verdad que en la sauna se estaba genial.

Martina de vez en cuando se raspaba la piel con una especie de esponja dura.

Entonces Martina empezó a contarme las bondades para la piel de la sauna y lo bueno que es para los pulmones.

Yo la verdad al principio no se me levantó la polla… estaba más avergonzado que otra cosa pero una vez que perdí el miedo inicial pude verla con otros ojos y la verdad que es que Martina aun para la edad que tenía se mantenía muy bien… sorprendentemente aunque las tetas eran grandes estaban firmes… las de mi madre eran igual en tamaño pero caidas casi hasta la cintura ya. Ella era morena con el pelo largo pero rizado y el coño lo tenia con pelitos muy muy negros, algo rizados y se notaba que se rasuraba por los lados de las ingles.

Mantuvimos una conversación muy interesante sobre la tonteria de tapar los desnudos en las pelis y luego cosas más crueles dejaban que las vieran cualquier niño sin ninguna clase de censura.

Es la primera vez que hablamos como dos adultos… hasta la fecha me había tratado con cierto aire protector en plan madre.

Me pilló mirandola un poco y me dijo riendose que no debía tener nada ella que me causara tanta curiosidad.

Yo rojo como un tomate le pedí disculpas.

Ella seguía riendose y me dijo… no tranquilo si no tienes nada de que disculparte, es normal la curiosidad humana pero una viejita como yo no tiene nada que pueda interesar a un jovencito de tu edad.

-Ahora se que ella buscaba una respuesta por mi parte, quizás un piropo o algo pero la verdad es que en ese momento estaba tan cortado que mi cabeza no trabajaba bien y no atinó a responder ante ese desafio-

Estuvimos como 20 minutos en la sauna y luego ya salimos.

Me pidió que primero se ducharia ella para que luego lo hiciera yo y así mientras ella preparar la cena.

Me di cuenta de un detalle tonto, pero un detalle: Martina a la hora de ducharse ella no cerró la puerta dejandola sólo entornada.

Cuando yo terminé de ducharme después me puse ropa cómoda y en el salón había puesto velas y tenía la cena preparada con una botella de vino rosado.

Cenamos como dos amigos tranquilamente mientras en la tele echaban un programa y luego Martina me propuso ver la peli. En la cena apenas bebimos vino, la botella cayó después.

Ella llevaba una una cinta para el pelo, se había pintado un poco y estaba con una especie de túnica de colores semitransparente que se le veía el sujetador y las bragas. Muy resultona la verdad.

La verdad yo a los 20 años era muy muy muy pavo y timido con las tias y apenas salía. La botella se me subió más de la cuenta y para colmo preparó unos cockteles que por cierto estaban buenísimos a base de zumo de naranja y champangne y azucar.

Nos pusimos a charlar con una peli de fondo y no se como empezó a coquetear conmigo.

Empezó a preguntarme cosas. Mas o menos así:

Martina: ¿qué tal te ha sentado la sauna? ¿te gustó lo que viste dentro?

Yo: Si la verdad me ha sentado genial (sin entrar en la segunda pregunta).

Martina: ¿Porqué te da tanta vergüenza estar desnudo?

Yo: No se, aun no tengo experiencia y ver una mujer desnuda me corta mucho.

Martina: (Otra vez a la carga) ¿Pero te gustó verme desnuda?

Yo. Si, se nota que te cuidas.

Martina: Gracias, vaya si te cuesta soltar un cumplido. Yo la verdad desde hace muchos años practico varios deportes y la playa me encanta, pero no a la playa que tú vas… otra playa que hay un poco más lejos que es para nudistas.

Yo la verdad en ese tiempo no tenía ni idea apenas de playas nudistas, de hecho pensaba que eso solo había en un pueblo de España de un documental que vi en la tele una vez, así que le pregunté donde era.

Martina me dijo que es en una cala que hay a unos 2 kmts y que se está genial… que allí todo el mundo está desnudo que es como mejor se está. Que si queria que la acompañase un día de estos. Yo le dije que mañana mismo que no tenía nada que hacer.

Mientras hablabamos la vi que coqueteaba mucho, ya sabeis tocandose el pelo… acariciandome el brazo cada vez que se daba la oportunidad y moviendo la tunica para dejar mas escote y que enseñara pierna.

Yo aunque estaba borracho de eso me di cuenta… y pensé: esta me quiere follar. Jejeje

Le dije que estaba cansado y que me iba a la cama. Ella me dijo lo mismo.

La cosa es que las puertas de las habitaciones daba una frente a la otra y el baño en otra puerta justo en medio. Vi que dejaba la puerta de su dormitorio totalmente abierta.

Yo claro ya pensando en lo que queria… y lo que queria yo pero no me atreví a hacer nada… así que me hice un pajazo y a dormir.

A la mañana siguiente me desperté con algo de dolor de cabeza y algo resacoso. Desayunamos y me dijo que si me atrevia a acompañarla a la playa.

Yo le dije que si, pero realmente me moria de la vergüenza.

Total que nos pusimos en marcha y todo lo que dijo era la pura verdad:

Una playa preciosa, muy discreta, con el acceso algo dificil, un pequeño chiringuito y toda le gente en desnuda allí como si nada.

Yo le dije medio en broma medio en serio que casi seguro tendría que estar boca abajo todo el tiempo. Martina le hizo gracia el comentario y dijo: Bendita juventud! Jeje Disfrutalo ahora que puedes porque no siempre tu soldadito va a querer guerra.

La verdad estabamos cogiendo mucha confianza. No es una mujer que me atrajera fisicamente mucho pero si que tenía una personalidad muy especial y se hacía de querer… muy cariñosa.

Nos desnudamos y al rato me dijo con una cara de niña mala increible: ¿te atreves a echarme la protección solar por el cuerpo?

Yo sorprendidisimo hice como si fuera algo que hiciera todos los días… lo único que cuando me levanté mi polla estaba un poco más que morcillona… intentaba que no se notara… Martina no veia porque estaba boca abajo… empecé a echarle crema desde la espalda… y ahí me di cuenta que aun estando algo rellenita… tenía la piel fina y durita… de hacer deporte.

Me dijo que echaba muy bien la crema al tiempo que me pidió por las piernas… abriendolas ligeramente.

Ahora que ella estaba boca abajo aproveché para contemplarla sin pudor alguno… vi toda la rajita del culito y como le salian los pelitos del coño por detrás… vi las tetazas aplastadas en la toalla. La verdad que las tetazas era lo que más me gustaba de ella… grandes, picudas y con unos pezones realmente oscuros.

Luego ella se dio la vuelta echandose crema por toda la zona de delante… incluido sus tetazas.

Después parece ser que llegó mi turno y me dijo que me pusiera boca abajo para darme ella… me puso crema por toda la espalda incluido el culo y piernas.

Cuando me di la vuelta estaba realmente empalmado, ella se dio cuenta y se rió diciendome que me encendía muy rapido.

Yo le dije que no se riera de mí.

Y ella me respondió diciendome que era un orgullo tener un chico tan ardiente en su casa y que cuidadito con ella que con dos copas de más se pone muy tonta y pierde los papeles… todo el tono de broma pero realmente me estaba dando pistas.

Realmente no se cuantos tiritos me daria ese dia en la playa, pero realmente fueron muchos… y yo ya respondia a algunos.

Comimos en el chiringuito (desnudos) y de verdad que me harté de ver tetas, coños y de todo… se me iban los ojillos, e incluso Martina llegó a decirme que parezco un viejo verde mirando tanto.

Yo cada vez estaba más calentón, no estaba acostumbrado a todo eso.

Se notaba que Martina era conocida en esa playa porque tanto mujeres como hombres la saludaron como a una amiga.

Le pregunté acerca de ellos y me contó su vida y obra de cada uno de ellos. Me dijo que la gente de esa playa era muy abierta y liberal. Y yo le pregunté si ella también lo era. Me respondió: Lo soy más de lo que tú te imaginas.

Y me pregunta a mí: ¿Y tú? ¿Eres liberal? Yo le respondí una cosa que no me creía ni yo en ese momento que yo preferia parejas estables y bla bla.

Y ella me dijo: ¿Qué tiene que ver sobre lo que yo te estoy preguntando? Una cosa es el amor y otra el sexo.

Me dijo que yo aún era muy niño y que aun me quedaba mucho por ver y experimentar… yo le pregunté envalentonandome sobre que cosas hay que experimentar. Y ella me dijo que muchas… que a su edad ella ha ya hecho mucho y aún sigue aprendiendo cosas nuevas cada día.

En fin… estabamos retandonos mutuamente.

Volvimos de pasar un día realmente bonito en la playa. En casa me preguntó si iba a salir con mis amigos ¿qué amigos? Le dije… si yo aquí no conozco a nadie.

Me preguntó si queria que la acompañase a cenar fuera o en casa. Que eligiera yo. Yo le dije que fuera ella. Yo deseaba en casa porque la verdad estaba cansado de no hacer nada en la playa y preferia mas provacidad.

Yo lo que en ese momento más deseaba era meterme en el baño y cascarme un pajazo para descargar el calentón que llevaba de todo el día.

Llamé a casa, me duché… y cuando salí al salón me la encontré viendo la tele con una camiseta semitransparente, sin sujetador que se le transparentaban todos los pezones y unas braguitas negras.

Recuerdo que pensé: nada que esta quiere que me pase todo el santo día empalmado. Jejeje

Le ayudé a poner la mesa… cenamos… y luego nos quedamos en el sofá viendo la tele.

Le pregunté si esta noche no iba a hacer ningún cocktel… me dijo que si me apetecia lo hacia. Que si queria uno fuera o uno ligero. Yo le dije que me apetecia algo fuerte… recordando que ella con el alcohol dijo que se excitaba.

Y ella me dijo: tú sabrás lo que haces. Ya eres mayor.

Hizo unos cockteles realmente fortísimos con algo de absenta. Realmente era una experta… juraria que trabajó en un bar.

Puso los vasos en la mesa y se sentó en el sofá flexionando una pierna… me di cuenta que se abía desabrochado dos botones dejando un escotazo increible… casi se le veia todo. Realmente estaba guapa, tan morena con las tetazas asi.

Le eché una mirada descara a las tetas y me dijo algo que me dejó helado: ¿No te cansas de mirarme las tetas? Y yo: ¿qué? Y ella: Si, te has pasado el día de hoy mirandome las tetas… no creas que no me he dado cuenta.

(Otra vez me estaba picando y esta vez no iba a quedar como un tonto)

Yo le respondí: ¿y que quieres que haga? Si las tienes muy bonitas ¿dónde voy a mirar sino? ¿te molesta?

Y ella me dijo: al contrario, me encanta que me las mires, me excita que un chiquillo como tú se excite conmigo. Estoy algo sorprendida porque tú deberías estar con chiquillas y no mirando a las abuelas.

Yo le dije: Tú no eres ninguna abuela, estás muy bien y lo sabes.

Y ella me dijo: tú también estás muy bien.

Ahora era el momento de devolverle la pelota: ¿Y tú que haces fijandote en chiquillos como yo?

Y ella me dijo: A mí es que me gustan los jovenes, mejor que los viejos.

Yo ya antes eso… reconozco que me rajé y decidí cortar la conversación, le dije que me apetecia ver esa peli.

Ella me dijo que vale y se fue al baño y al volver se puso al otro lado del sofá boca arriba con las piernas recogidas. Yo en la otra punta del sofá sentado. La peli que echaban era una de infidelidades. Con un solo cocktel ya estaba con el puntillo, se ve que realmente era fuerte.

Parece ser que ella empezó a dormirse o al menos eso parecia. Le preguntaba de broma: ¿te vas a dormir? Y ella diciendo no no… tranquilo mi niño que no tengo sueño aun… pero sus ojos estaban cerrados.

Imaginaros el panoraba… ella con una camisa blanca medio desabrochada y en bragas.

De pronto jugando empieza a darme golpecitos con sus pies… y yo: ¡que quieres? Y ella: me aburro… y yo le digo: ¿y que quieres que haga?

Ella: No se… tienes 20 años… deberias hacer cosas divertidas… pareces un viejo.

Y yo: si estuvera en mi ciudad hoy estaría de marcha con los amigos.

Y ella: ¡ligando con chicas, seguro!

Y yo: pues si. ¿qué estarias haciendo tú?

Y ella me responde: seguramente estaría viendo una pelicula erotica en estos momentos.

Me dejó helado.

Y le digo: ¿qué?

Me responde como si tal cosa: Lo que has oido. A las viejitas también nos gustan las pelis eroticas.

Me hizo gracia esa respuesta… y se me ocurrió decirle: pues ponla, por mí no te cortes.

Sin responder se levantó rapidisimo y fue a un cajón del salón y sacó dos pelis.

Me dije: ¿qué prefieres esta o esta? Enseñandomelas. Eran pelis originales.

Yo le dije que me daba lo mismo.

Puso una en el DVD y se volvió a sentar igual.

Yo la verdad pasé algo de vergüenza… esta acostumbrado a ver pelis pornos, pero solo o con amigos mios.

Aunque realmente esta no era una peli porno, era no se… de un director italiano cuyo nombre no recuerdo que hace pelis eroticas.

No hablé en todo el tiempo… en parte por el corte y en parte porque no sabía ni que decirle.

Martina empieza otra vez a darme golpecitos con los pies.

Me pone los pies encima de mis piernas y me dice con voz muy melosa como de niña pequeña: Anda acariciame las piernas como lo hiciste en la playa, porfa.

Empecé a pasarle la mano y enseguida se acomodó mejor para acercarse más a mí.

Se los acariciaba de arriba abajo no llegando más allá de la rodilla.

Ella me dijo: Mas arriba.

Cada vez la cariciaba mas arriba… cerraba los ojos… como de excitación pero realmente no hacia nada mas alla de tocarle las piernas.

De pronto veo que se abre de piernas con la camisa algo subida dejandome ver todo la raja del coño transparentandose por encima de las braguitas.

Eso si me excitó muchisimo.

Ella misma volvió a repetirme: sube mas.

Yo no respondia pero si que subí la mano… esta vez llegaba hasta el pliegue de las braguitas.

Realmente se notaba en el ambiente la excitación… segui acariciandola y ella mismo cuando notó mis manos en el pliegue de las braguitas se abrió aún mas… yo sabía que ella queria eso.

Y empecé a pasar la mano por todo el coño (encima de las braguitas claro) al pasar de una pierna a otra. No noté mojado. Soltó un gemino muy sonoro.

Ahí es cuando me planteé que igual no queria llegar tan lejos con ella…. pero tal y como yo estaba tambien queria mas.

Así que empecé a acariciarle por la rajita del coño… realmente se le notaba mucho que estaba excitada porque tenía las mejillas rojas rojas como si hubiera estado corriendo una maratón.

Empecé a toquetearla en todo regla… y ella me dice: Quitame las braguitas… y levantó el culo para facilitarme el trabajo.

Lo hice.

Todo el coño quedó a mi vista por la luz de la tele.Y menudo coño la verdad.

Yo estaba acostumbrado a amigas que había tenido con el coñito sin pelitos y con los labios escondidos… pero esta mujer tenía el coño muy peludito y con unos labios oscuros y que realmente sobresalian al exterior. Y por cierto un clitoris bastante grande.

Sabía como masturbar a una mujer así que decidí darle una lección y enseñarle que el niño sabe manejarse en esas situaciones. Con una mano le tocaba el clitoris y con la otra le metia dos deditos en el coño. Estaba realmente estaba mojado… encharcado diria yo.

Se corrió en poco tiempo, se le notó mucho su llegada del orgasmo y la verdad le duró bastante porque aunque se notaba que se estaba corriendo empezó a repetir: sigue sigue sigue… y así casi un minuto.

Cuando acabó me dijo: Gracias! (curioso. Jejee) y se quedó dormida.

Yo la verdad sorprendido… ¿qué he hecho? ¿y ahora cuando se despierte que hago? ¿realmente me la quiero follar? ¿follaremos? ¿cómo me comporto luego?

Así que me fui a la cama dejandola en el sofá dormida… y en mi cama creo que me corrí casi al tocarme al principio.

Esa noche dormí muy poco.

Domingo por la mañana.

Me desperté con mucho sueño y no sabía realmente que hacer… realmente me despertó el sonido del secador de pelo que estaría usando Martina.

Al salir de la cama lo primero que me dijo ella mientras se arreglaba era: Buenos días guapisimo!

Me dijo que el desayuno estaba casi hecho y que me sirviera yo mismo.

Ella dijo que tenía cosas que hacer y se fue.

Esa mañana no hice nada (aparte de un par de pajas jejeje) y curiosear un poco en sus cajones y su ropa.

El resultado de mi investigación era que era una mujer muy muy coqueta… mil cremas de mil cosas que no sabía para que son… cajones llenos de lenceria y un cajón en el salón con 7 peliculas eroticas.

Pasé el día solo… aburrido…y dandole vueltas a la cabeza.

Cuando llegó ella me notó raro y enseguida me preguntó que me pasaba:

Yo respondí: nada.

Ella como entendiendo que estaba algo liado me dijo: Lo que pasó anoche no es nada malo… me gustó mucho… se nota que eres un experto con las mujeres.

(si seguro… la realidad era que había tenido dos relaciones cortas y habría echado como máximo 4 polvos en toda mi vida… pero no era plan de decirle nada.

Realmente no tenía de que preocuparme… era una mujer muy abierta y liberal… no pedía nada a cambio y encima era guapa… un poco mayor pero que le vamos a hacer… nada es perfecto.

Me preguntó si queria acompañarla a la sauna… así lo hice… esta vez ya no tuvo que decirme que me quedara en bolas. Ya lo hice yo solito. Jejeje

No hablamos nada sexual, solo banalidades.

Al salir se fue directamente a la ducha y dejó la puerta totalmente abierta.

Yo le dije: ¿cierro la puerta?

Y ella me dijo en tono de broma: No, me gusta que me mires y se que a ti también te gusta.

Yo creo que ella pensaba en ese momento que estaba enamorado de ella o algo asi… y la verdad es que no… pero si que me traia curiosidad esa personalidad suya tan abierta y picara.

Luego cenamos, apenas hablamos. Llevaba ropa más normal aunque estaba sexy.

Nos fuimos a la cama y yo ya no sabía que pensar… un día se comporta como una guarrilla queriendo guerra y al día siguiente como una casera estrictamente.

Si me di cuenta del detalle que ella dejó su dormitorio totalmente abierto y yo decidí hacerlo mismo… aunque sabia que no iba a pasar nada.

Era domingo noche y mañana tenía clase… pero no tenía sueño… daba vueltas en la cama.

De pronto me dice ella desde su cama: ¿no duermes? Y yo: Es que no tengo sueño.

Escucho como sale de su cama y viene a mi dormitorio, sin encender la luz.

La veo con un camisón totalmente transparente y sin bragas ni sujetador. Se sienta en mi cama a un lado y me dice: ¿porqué no puedes dormir?

Y yo: no se.

Y ella me dice: ¿Porqué te fuiste anoche del sofá después de tocarme? Y yo le responde: te quedaste dormida y no quise despertarte.

Ella empieza a acariciar mis sabanas como sobandome las piernas… yo dormí esa noche desnudo realmente porque hacía calor… y en parte porque me daba morbo.

Ella mientras me está tocando las pierna palpa mi polla que ya estaba morcillona y se lia a tocarmela y a decirme: Perdona mi niño… es que me diste tanto placer que me quedé dormida de gusto.

Y me dice: para ser tan chiquitin sabes muy bien como satisfacer a una mujer.

De pronto se da cuenta que no llevo ropa y me dice con cara de sorprendida: Pero si estás desnudo!!! Eres un nudista como yo! Jejeje

Pero sigue tocandome la polla… aquello ya era una paja… quita la sabana y se lia a hacerme una paja… ella sentada en la cama tocandome… y diciendome: ¿te gusta?

A mí me encantaba eso que me hacia… era como una paja pero muy lenta.

Yo cerré los ojos y me dejé llevar acariciando sus muslos mientras ella seguía haciendome una paja. De pronto se agachó y se metió mi polla en la boca… se la metió enterita.. luego ya empezó a saborearla y a mamarmela con mucha maestria… se notaba que sabía bien lo que hacia. En poco tiempo yo me corrí llenandole la boca de leche y las gotas que resvalaron fuera ella las recogió con su lengua. Me dio las buenas noches y se fue a la cama.

Yo me quedé en la gloria.

Al día siguiente a volver a mi rutina normal de asistir a las clases… deseando llegar a casa la verdad.

Por la tarde cuando llegué no estaba en casa. Al rato llegó Martina de la playa, me dio un beso muy cerca de mi boca y me peguntó que tal me fue el dia y se fue a la ducha… desde luego dejando la puerta abierta como siempre.

Decidí entrar, sentarme en el baño y hablar con ella mientras se duchaba… ya la verdad teniamos mucha confianza y la miraba desnuda como si tal cosa.

Me preguntó si no me interesaba más salir y buscarme amistades de mi edad. Yo le dije que la preferia a ella 20 veces más.

Y me dijo: a ti lo que te gusta de mí es que soy una guarrilla!!. Yo le dije que eso era parte de su encanto.

Le hizo gracia y me dijo más seria que si yo sabía respetarla y sabía mantener un secreto lo ibamos a pasar genial.

Cenamos algo y luego me dijo que prefería irse a la cama… yo no entendía que a las 10 de la noche quisiera ir a la cama… y de pronto me dice: ¿te vienes a la cama conmigo o tienes miedo?

En mi interior me alegré muchisimo y fui detrás de ella como un perrito.

Ella me dijo que me metiera en la cama… así lo hice… previo quitarme toda la ropa… ella hizo lo mismo y nos quedamos los dos dentro totalmente desnudos. Me dijo que cerrara los ojos… que me iba a dar un masaje… me puso boca abajo… cogió de un cajón aceite y se dedicó a darme un increible masaje muy relajante y sensual por todo el cuerpo… eso si… me puso pringadisimo de aceite… más de lo necesario. Me hizo abrir las piernas y me estuvo acariciando los huevos cada vez que pasaba la mano por mis muslos. Luego me dijo que me diera la vuelta e hizo lo mismo por delante… con la diferencia que al llegar a mis brazos sus tetazas le colgabas casi restregandomelas por la cara. Me acarició la polla un poco con mucho aceite cosa que me encantó pero no llegó a continuar para que me corriera. Y me dijo: Y ahora te voy a dar el masaje con mi cuerpo. Yo no sabía bien que iba a hacer.

Me pidió que me pusiera boca abajo y vi como se echaba mucho aceite corporal en las tetas en la barriga y en sus piernas… y de pronto se echa encima mio y empieza a restregarme sus tetas aceitosas por todo mi cuerpo… Dios que sensación… probardlo tios con una amiga o novia! Vais a flipar!

Luego me dijo que me diera la vuelta que por cierto mi polla ya estaba reventando la sabana y volvió a hacerme lo mismo restregandose el coño sin pudor alguno y pasandome las tetazas por la cara… yo solo atinaba a sacar la lengua y chuparla.

Me corrí con unos cuantos restregones mas… llenandolo todo el leche… estabamos buenos los dos entre el aceite y mi leche. Jejeej

Se echó a mi lado jadeando… se notaba que estaba a mil… y yo decidí devolverle el asalto.

Le abrí las piernas y empecé a pasarle la lengua por esa pedazo de raja que tenía la mujer… era la primera vez que me comia un coño peludo y aunque reconozco que es más cómodo sin pelos… la verdad que tenía su morbo.

Le estuve comiendo el coño hasta que empezó a retorcerse de placer. Estuvo corriendose un rato y entre jadeos me dijo “Follame por favor”… cosa que decidí hacer.

Al correrse me pareció que salía un liquido como si se hubiera meado un poco… con el tiempo he aprendido que algunas tias les pasa que expulsan líquido cuando se corren como nosotros.

Le pregunté si tenía condones (yo siempre follé con condón) y ella me dijo que no hacian falta.

Así que le volví a abrir las piernas y se la clavé enterita.

Teneis que hacer un esfuerzo e imaginaros el panorama… mucho aceite… algo sudados los dos de la follada… restos blancos por nuestros cuerpos de mi leche y algo de su corrida también… y para colmo el coño de ella encharcado… se escuchaba el “chof! Chof” cada vez que le clavaba mi polla.

Me volví a correr y acabé agotado.

Me puse a su lado y me dijo que le encantaba… que me sentia muy vigorizante o algo asi. También me dijo: menudo soldadito tienes hijo, se excita rapidisimo.

Y me cogió la polla en su mano pero solo cogiendola… sin moverla ni nada… en ese momento ya ni se me ponía dura ni leches.

Nos quedamos así como 15 minutos y de pronto empezó a menearmela de nuevo… se me puso morcillona pero no como las primeras veces… se la metió en la boca hasta que me la puso ya dura del todo… realmente con la boca era una maestra la jodia.

Luego se puso en posición de cuchara dandome el culazo y me agarró la polla por detrás poniendosela entre los cachetes del culito… notaba los pelitos del coño en la punta de mi polla… la verdad fue meterla un poco y notar como se hundia ella solita en su coño… volví a follarmela así y me dijo “follame y llename de leche mi bebé” no me lo podía creer… no creí que conseguiría correrme… pero lo conseguí aunque a decir verdad creo que eché poca leche o nada. Tener en cuenta que era la tercera corrida en una hora.

Ella me habló como si se hubiera quedado muy agusto… incluso me dijo: mira como se ha quedado mi coño… tocalo… se lo toqué y estaba mojadisimo.

Nos quedamos dormidos así con todo el aceite. Por la mañana me desperté más temprano de lo habitual… la verdad no se duerme cómodo con tanto aceite.

Me duché y a las clases. Menuda cara de felicidad llevaba. Era la mejor follada de mi vida.

Es curioso como una mujer de esa edad te puede hacer pasar el mejor momento de tu vida… hasta ahora las amigas que había tenido eran mojigatas a su lado… que si no me toques el pelo que me despeinas… que si cuidado con las braguitas.. que si así no que me haces daño… que si para… que si apaga la luz que me da vergüenza.

Menuda diferencia de estar con una verdadera mujer a haber tenido a niñatillas tontas en la cama. Encima las niñatillas te tratan como si te hicieran un favor por estar tan buenas. Cuanto tienen que aprender!!!

Os recomiendo a vosotras las mujeres maduritas que os sintais bien seguras de vosotras mismas y no os dejeis intimidad por los cuerpos de las niñatas… no todo es el físico y vosotras realmente teneis una experiencia que no tiene nada que ver con esas niñatas.

Supongo que generalizo pero de verdad que pocas veces he vuelto a notar tanta experiencia y un saber hacer como esa mujer. Y a mis 19 años era la mejor escuela que podía tener.

En el tiempo que me quedó hicimos muchas cosas… como follar en la playa a la vista de dos pajeros… en casa follabamos mucho… al menos 2 o 3 veces cada día… no es broma.

Y si no follabamos mas era porque yo ya no podía mas… porque ella era insaciable… siempre tenía ganas… siempre estaba dispuesta… era una pasada de mujer… yo la calificaria de ninfómana perdida.

Incluso una vez trajo a una amiga a casa (amiga de la playa nudista) y digamos que tonteamos los 3, sin llegar a follar… pero con mucho manoseo.

También jugamos más de una noche a atarme ella a mí o yo a ella. Incluso jugamos con varios vibradores que ella tenía escondidos.

Le gustaba mucho beber dos copitas para pillar el punto y follar como una loca (como decía ella).

Y mis padres pensando que me dejaban con una mujer responsable y que me cuidaria como a un hijo para que no me desmadrara mucho. Si ellos supieran lo bien que lo pasé en Tarragona!

Actualmente tengo 33 años y nunca más he estado con una mujer a la que le gustara más el sexo que a ella, ni ser le acercan, vaya.

En una noche de borrachera total me confesó que ella años atrás estuvo trabajando durante 5 años como chica de compañía en Francia. También me contó que vivió dos años en una comuna hippie donde aquello era todo el día drogas y sexo liberal.

Desde luego era una mujer con mucho mundo… y se le notaba.

Creo que por culpa de haber vivido esta experiencia ahora soy lo que soy… soy una persona normal, que sale con una chica pero que en el fondo amo el sexo en todas sus vertientes. Vivo para el sexo, creo que es la mejor forma de disfrutar de la vida y veo que el sexo liberal es una de las consecuencias de este pensamiento.

Si alguien desea ponerse en contacto conmigo, puede hacerlo en sintabusmlg(arroba)hotmail(punto)com

Saludos a todos.

Los usuarios que han encontrado nuestra web de relatos eroticos buscaban:

relatos la madre de mi amigo me enseño a culiar, todo relatos madura en el sauna, relatos maduras playa, me pilla corriendome la paja madura, relatos eroticos de nudismo, se pone dura la polla cuando veo una madurarelatos, todo relato erotico, bendita juventud relatos xxx, relatos de maduras en la sauna, relatos oroticos de parejas maduras en playas, relatos porno de mujeres sin bragas, RELATOS DE TODO, relatos mi madre me enseño a follar, relatos eroticos de niños con maduras de primera vez, mujer mayor relato, relatos eroticos de mujeres maduras, relato de madura tetona, relatos xxx maduras masajes, relatos en playa maduras, hermanas delacour relatos porno,
libro de relatos eroticos
Titulo: Una mujer madura me lo enseño todo

Publicado hace 3 years

Etiquetas: ,

Otros reportajes para adultos en nuestra red porno:
Tenemos mas de 45 webs porno diferentes, de todas las tematicas que puedas imaginar, con contenidos españoles, videos gratis todos los dias, galerias de fotos, relatos eroticos, cachondeo, maduras, jovencitas, amateurs, famosas... Todo lo que puedes imaginar y mas.

Cada dia, mas de 200 noticias, videos y reportajes en nuestra red de webs para adultos.

Vota por este relato!

12345 (2 votos, promedio: 1.5 sobre 5)

Relatos Eroticos Similares