Mini Juegos Gratis



Un amigo de la infancia

Yo desde temprana edad sentí atracción por los muchachos, y eso entre juegos y juegos se volvió una relación real sexual con dos de mis vecinos de infancia y adolescencia, aunque más allá del manoseo y mucho morbo no pasó.

Pronto llegó la edad en que había que salir con chicas y tomé la decisión de incluirlas en mis planes, a diferencia de uno de mis amigos de aventuras, Cavi, que optó por declararse homosexual, aunque no oficial y abiertamente. Así, pronto los manoseos con Cavi los alternaba con los que le daba a Laura, Mechas o Ximena, nenas tan dispuestas a la experimentación como yo. Fue con Ximena finalmente con la chica que conocí la experiencia total del sexo. Con Cavi por aquellos tiempos derramamos mucho semen aunque nunca hubo una penetración.

Eso ocurrió un año después, en primer año de universidad, después de muchas chicas y alguno que otro chico. Cavi se había radicado en el exterior por causa del trabajo de su papá y una tarde apareció. Estaba de vacaciones donde su tía. No dudamos en vernos al otro día en la mañana. Era sábado y yo tenía jornada deportiva en la universidad, pero no iba a asistir. Llegué a casa de su tía. Pensaba en el reencuentro con esas personas después de tantos años, pero no fue así, puesto que se encontraba Cavi solamente, los tíos y el primo habían salido muy temprano a otro pueblo cercano. Regresarían por la noche. Eso apartó ahí mismo cualquier duda que tuviera sobre la posibilidad de estar de nuevo con Cavi y manosear su cuerpo.

Después de una trivial conversación estábamos en el cuarto, sin camisa y con las manos rumbo a los genitales. Luego estábamos desnudos y se hizo evidente el cambio que habíamos sufrido en esos años de alejamiento. Cavi puso frente a mí la verga más gruesa y grande que yo hubiera visto hasta ese momento, en una tremenda erección. Eran unos 19 cm de verga que cogí con mis manos y al poco tiempo entre mis labios. Eran tan gruesa que me costaba dificultad mantener mis labios alrededor de ese trozo.

Recuerdo como él se acostó en la cama y yo simplemente me deleité chupando y masturbándolo hasta que me dijo que iba a estallar. Con más empeño le manoseé hasta que no aguantó más. Mi cara y mis manos recibieron la descarga y entre sus gemidos me aventuré a saborear todo eso. Luego de eso Cavi se dedicó a hacérmela a mí también y pronto sus manos se apropiaron de mis genitales y recorrían mi verga. Lo mío eran 17cm de buen trozo de carne, aunque no tan gruesa como la de él. De todos modos Cavi también aplicó sus propias técnicas y entre manos y boca al cabo de un rato mi explosión no se hizo esperar.

Estábamos los dos tirados en la cama, de tal modo que ambos podíamos acariciarnos las vergas y los huevos a la vez. Yo recorría su pene con mi mano de arriba a abajo, pasando luego a tomarlo por los huevos y apretándoselos un poco hasta que él gemía y de nuevo me iba al pene. Mientras de nuevo Cavi se había ensañado con los míos y su mano eventualmente se aventuraba a explorarme un poco por los lados de mi ano. Era delicioso. Con pequeños movimientos de pelvis yo le ayudaba un poco a que sus dedos entraran en mí y con su saliva lo iba logrando. Primero uno y luego dos. Él notó mis movimientos y ganas y se dedicó a estimularme más. Pronto yo ya me había acomodado para que él alcanzara mi trasero de modo más fácil, así que cuando me preguntó si quería que ensayáramos a penetrarme yo estaba que se lo pedía. Me dijo que me pusiera boca abajo. Yo puse mi trasero bien levantado y de nuevo Cavi metió sus dedos en mi ya dilatado ano.

Esta vez sentí que llegaban un poco más adentro y eso me puso a mil. Mi verga igual estaba en máxima erección. Cavi con la otra mano apretaba mis huevos. Entonces sentí que apoyaba la cabeza de su verga en mi ano. Me dijo que estaba listo. Yo casi que le rogaba que la metiera ya. Era yo el que empujaba hacía atrás buscando el placer. Al fin Cavi empezó a empujar y yo a sentir como ese pene empezaba a separar mis carnes. El dolor no se hizo esperar y sentía que me rompía. A cada empujón la verga de Cavi ganaba terreno y esos 5 ó 6 centímetros de grosor hacían estragos en mi cola. Con sus manos me hacía la paja y me apretaba fuertemente los huevos hasta el dolor, que alcanzaba a confundirse con el dolor de la penetración, pero a mí no me importaba porque lo que estaba viviendo era la máxima sensación de placer.

Pronto toda esa verga estuvo dentro de mí, hasta el tope. Paró un momento y empezó el tren de puja. Al principio suavemente, retrocedía y adelantaba su pelvis en un mete y saca rítmico que poco a poco fue acelerando a medida que su pasión sexual se acrecentaba. Con gran fuerza y velocidad me empujaba su verga con violencia sintiendo yo que muy adentro de mí empujaba mis entrañas. Un dolor quemante consumía mi trasero, pero no podía hacer nada, sus manos tenían atenazada mi cadera y no tenía yo más opción que asumir esa follada que me estaba propinando mi amigo.

En medio de un bufido como de toro entonces sentí el ardiente volcán en mi interior, dándome las últimas embestidas con más violencia aún, clavando mi cara contra la cama mientras mi cuerpo era sostenido por él mismo. Finalmente sacó su tremenda verga de un golpe, supongo que dejando mi ano tremendamente abierto. Se paró rápidamente y la puso frente a mi boca. La intención era clara. Yo la vi milagrosamente limpia y abrí la boca para acabar de extraer unas pocas gotas de líquido que aún tenía. Estaba muy caliente y la sentí tocar el fondo de mi garganta. Luego se recostó a mi lado.

Necesité más de media hora para poder pararme. Mis músculos estaban tan tensos que no me podía mover. Al rato nos metimos en la ducha ambos y allí entre el agua que caía le chupeteé los huevos y la verga que otra vez la tenía empalmada y tiesa.

Quiso metérmela de nuevo, pero mi agujero estaba muy adolorido y me lastimaba, así que nos contentamos con un pajazo de cada uno. Al medio día salí de esa casa con una nueva experiencia entre mis haberes.

Después les cuento más historias.

Autor: JulioG

Los usuarios que han encontrado nuestra web de relatos eroticos buscaban:

relatos eroticos gay amigo de la infancia, relatos eroticos gay de mi infancia, gay chupando u na puha gra nde, relatos eroticos de la infancia, relatos gay en la infancia, relatos eroticos gay en la infancia, relatos eroticos de a infancia tremenda verga, relatos eroticos incesto de la infancia, incesto en la infancia relatos, relatos eroticos de la infancia niño gay, relatos falta de pudor estivales, relatos porno de la infancia los niños, relatos infancia gay porno, relotos eroticos de niños gey en la infancia, incesto en la infancia, relatos erotivos juego de la infancia, relatos eroticos gay recuerdos de infancia, relatos eroticos pueblo + amigos + desnudos, relatos eroticos gay desde mi infancia, relatos eroticos de lainfancia niño gay,
libro de relatos eroticos
Titulo: Un amigo de la infancia

Publicado hace 5 years

Etiquetas: , , ,

Otros reportajes para adultos en nuestra red porno:
Tenemos mas de 45 webs porno diferentes, de todas las tematicas que puedas imaginar, con contenidos españoles, videos gratis todos los dias, galerias de fotos, relatos eroticos, cachondeo, maduras, jovencitas, amateurs, famosas... Todo lo que puedes imaginar y mas.

Cada dia, mas de 200 noticias, videos y reportajes en nuestra red de webs para adultos.

Vota por este relato!

12345

Relatos Eroticos Similares