Mini Juegos Gratis



Disfrutando con mi cuñada y su hermana

Hola amigos, conozco su página de mucho tiempo, y tenía muchas ganas de enviarles algunas de mis historias, bien les comento que tengo 18 años a punto de cumplir los 19, vivo con mis padres, pero generalmente visito a mi hermano que es mayor que yo, él tiene 24 y está casado con una morena espectacular, mi hermano se llama Raúl y ella Sofía, Yo debo confesarles que soy súper caliente, me gusta mirar y disfrutar mujeres, por lo mismo que visito a mi hermano y me quedo con ellos algunos días, él tiene una casa a las afuera de la ciudad, un lugar bastante campestre. Les comentare algunas de estas visitas.

Mi hermano se casó hace dos años, y como tiene un buen trabajo al poco tiempo tenía su gran casa, yo los visitaba bastante seguido, en una de mis visitas me encuentro a mi cuñadita, la cual es muy recatada en público, toda una dama, y en casa le gusta estar cómoda, recuerdo la primera mañana que desperté en su casa, apareció ella con una polerita semitransparente y muy cortita, que mostraba todas sus preciosas piernas, me traía el desayuno, es muy cariñosa conmigo, al darme la espalda y dejar la bandeja en una mesita, no lo podía creer, la polera se traslucía toda, y estaba con un colales extremadamente pequeño eran puros elásticos los tenía por la cadera, se veía espectacular.

Inmediatamente me excité, y como solo estaba tapado con la sábana, no sabía como disimular, me senté en la cama y doblé las piernas, me dejó la bandeja y siguió ordenando las cosas de la pieza, mi ropa y otras cosas, era fabuloso verla, yo la conocía de varios años, todo el tiempo que estuvieron de novios con mi hermano, pero nunca la había visto así, se agachaba cuidadosamente, quizás para no mostrar tanto, pero cuando pasaba por la ventana todo era inútil, se traslucía entera, estaba sin sujetador, aunque no se traslucían sus pechos, pero se veía preciosa, en eso me dice que va a lavar la ropa sucia, si tengo algo que lavar, yo dije que no, me dice que le pase la ropa interior que tengo puesta, yo lo hice tapándome con la sábana con mucho cuidado luego ella salió.

Estaba súper excitado, no sabía si me hacia una buena paja ahí mismo, pero no, me levanté rápidamente, para seguir viéndola, pero cuando fui a la pieza de lavado, que está afuera de la casa, ya estaba con un short y un short muy ajustado, igual se veía preciosa, pero no era lo mismo, aunque el short dejaba ver todo su culito, y se movía muy sensual, rápidamente fui al baño y me pegué una paja como nunca, lo hice lentamente para disfrutarlo al máximo, imaginando a Sofía paseando por la pieza, con sus pechos sueltos, debo reconocer que no son grandes, más bien medianos pero muy paraditos, sus caderas son grandes, de ahí que me propuse verla desnuda, espiarla, aunque nunca me imagine que sería tan fácil.

La casa de Raúl tiene dos pisos, es bastante grande, tiene dos piezas de invitados, el dormitorio principal, una gran cocina, tres baños, es súper, además tiene piscina, y fue ahí donde tuve mis mejores momentos con Sofía. Raúl diariamente va a la ciudad, por su trabajo, y por ende queda Sofía sola en casa, y ahí estaba yo, disfrutando de las ropas sensuales que usa, short, falditas cortas, poleritas, ufff todos los días era una paja distinta, cuando Raúl llega, ella lo espera con algún refresco, algo rico para cenar, muchos besos y caricias, siempre vestida muy sensual, conversan algo conmigo, y se van a su dormitorio, en el segundo piso, yo nunca escucho nada, y lo único que me queda es un pajeo imaginando lo que podría estar pasando.

Al segundo día todo era igual, ropa muy ajustada, pero todo cambió cuando me dijo que me levantara, que estaba rico el día para meternos en la piscina, tomaríamos el desayuno allí, yo me puse uno short, de esos largos, y voy a la piscina, habían dos toallas en el pasto, y una mesita, me tiré en la toalla y aparece ella de la cocina con su bandejita, se veía preciosa, sus pechos se veían preciosos, aunque traía un sujetador, era un triángulo muy pequeño, traía un pareo que no dejaba ver mucho, era transparente pero no permitía ver mucho, ella deja la bandeja, mira mi short y pone una cara de asco, me dice cómo es posible que use estos pantalones para bañarme, eran anticuados, me pide que espere y va a la casa, cuando vuelve trae unos tres sungas, dos azules y uno negro, me los pasa y me dice que me los pruebe, son de Raúl, lo hice, se me ven bien, nunca me había bañado así, pero Ok.. Pero había un problema, como lo haría si me excitaba, estaba súper nervioso, además que se me veía muy grande el paquete, igual salí, me miró de arriba abajo y dijo, -así sí.

Mientras tomábamos el desayuno, me informó que en la tarde llegaría su hermana, no me dio mayores datos, pero luego me llevaría la sorpresa, al rato me dijo que si quería meterme al agua, yo dije que sí pero me quedé sentado en la toalla, porque igual estaba un poco empalmado, estaba mirándola un largo rato, en eso ella se para, se saca su pareo y me queda todo su culito a la vista, era perfecta, llevaba un bikini, tan pequeño por atrás que no dejaba nada a la imaginación.

Tiene un trasero formidable, redondito, se veía apretadito, delicioso, y pensaba lo afortunado que era mi hermano al tenerla como su hembra, luego se vuelta y no podía creerlo, por delante tapaba lo justo y necesario, estaba toda depilada, además arriba de su conchita tenía una rosa tatuada, pequeña de tres centímetros, te obligaba a mirarla con detención, su piel es color canela, un bronceado delicado, llegaba a brillar con el sol, camino hacia la piscina, y empezó a entrar al agua, y me llamó, yo no sabía como pararme, estaba a mil, luego me hice el natural y caminé, pero no odia ser más obvio mi estado, entramos al agua y nadamos, al principio estábamos los dos un poco incómodos, pero luego nos fuimos relajando, yo empecé con mis típicas piruetas en el agua, parándome con las manos, pasando bajo sus piernas, luego con algunos juegos más de contacto, como llevarla en mi espalda, cosquillas y otros.

En eso empezaron los juegos bastantes sexuales, ella estaba por detrás mío, se acerca con cara de risa, y me baja los sungas, yo rápidamente me los subí y empecé a seguirla, cuando la alcancé tiré de de su sujetador por la espalda, y ella tuvo que taparse con sus manos, primero me miró con cara de enojo y luego se puso reír, me dijo que era mi obligación la de amarrar nuevamente su sujetador, yo me acerqué y tomé las tiritas, comencé a tirarlas suavemente y moverlas de un lado a otro, ella decía que no hiciera eso, entre risas y en serio, espera le decía yo, esto es difícil.

Ella estaba muy juguetona, en ese momento estábamos en la parte profunda de la piscina y se dio vuelta con sus pechos sueltos pero bajo el agua, me dijo mirándome a los ojos , -amárralo ahora o te haré una que no olvidaras, yo me hice el interesante y le dije que no lo haría, ella dijo que saldría del agua sin nada, creyó que eso me avergonzaría, pero a ese minuto eso era lo mejor que podría pasar, y eso fue lo que hizo, me dio la espalda y avanzó a la escalera, comenzó a salir, luego afuera se dio vuelta y me miró, fue alucinante, eran unos pechos preciosos, unos pezones en punta espectaculares, era maravillosa, puso sus manos en las caderas y me dijo, -¿eso querías? y se puso a reír, -si vieras la cara que tienes, estás embobado, despierta, espero que esto no sea muy fuerte para ti.

Se sacó completamente el sujetador, dio un brinco y saltó al agua, se veía súper, yo estaba a mil, tenía una erección súper, se sumergió y nadó hacia mi, me tomó de los hombros, y me dijo, -no seas loco, recuerda que somos cuñados, no lo olvides, y se puso a reír, de ahí estuvo toda la mañana sin sujetador, estuvo bronceándose, tumbada en la toalla, igual seguíamos con las bromas y los jugueteos, como niños, era delicioso verla correr, como sus pechos se movían al compás. Luego ella entró a la casa, y fue a ver el tema del almuerzo, estaba contenta porque en la tarde supuestamente llegaba su hermana. Sonia estuvo realizando algunas llamadas a sus padres para saber cuándo llegaría Marlen, al parecer tenía problemas con los pasajes, no sabían si viajaba hoy pero muy tarde o temprano mañana, cuando llegó Raúl no estaba muy contento, porque si llegaba hoy, tendría que ir a la terminal a buscarla y así fue.

Como a la una de la mañana, tuvo que salir, y por fin llegó Marlen.. otra morena, de unoS 18 años, es muy guapa, tiene una combinación especial, es de piel color canela como Sonia pero de ojos celestes, ¡una mirada! ¡además de un cuerpo!, incluso mejor que el de Sonia, sus pechos eran mucho más grandes, lo primero que pensé fue verla en la piscina en toples, esta si que será fiesta, ella se ubicó en la otra pieza de alojados, al lado de la mía en el primer piso, la primera noche tomamos un refresco y nos acostamos, Raúl tenía que trabajar mañana, además que Marlen estaba cansada por el viaje, esa noche pegué una paja muy grande pensando en cómo sería el otro día en la piscina.

Al día siguiente, rápidamente me levanté para disfrutar de las mujercitas que tendría para mí, al llegar a la cocina me di cuenta que estaba solo, Sonia me dejó una nota en la que me decía que irían al mercado y estarían toda la mañana por allá, esa si que fue una decepción, pero, era la primera vez que estaba solo en esa casa, no sabía que hacer, decidí subir al segundo piso para ver como era el dormitorio matrimonial, es muy grande, la cama estaba toda desordenada, me imaginé lo que Raúl debe haberle hecho a Sonia, ya me estaba calentando.

Me puse a buscar entre la cama buscando algo excitante, y cuál fue mi sorpresa, el colales que usaba Sonia para dormir, me puse a olerlo, un aroma real de mujer, comencé a acariciar mi palo, estaba a cien, me saqué el short y desnudo seguí recorriendo la pieza, revisando cajones y todo, hasta que llegué al cajón de la ropa interior de ella, todas cual más pequeña, tenía unos bikinis súper sensuales, transparentes, pequeños, más pequeños, había un bikini blanco exquisito, tenía de todas las formas, pero lo menos que había eran sujetadores, nunca los usaba, era muy rico revisar todo con mucho cuidado para que no se diera cuenta, luego revisé un álbum de fotos, tenía fotos de su luna de miel, ella en todas salía en toples por las playas.

Evidentemente eran fotos prohibidas para los demás, en una estaba Raúl chupándole los pezones y otros bañistas riéndose, de verdad que a Sonia le gustaban los juegos sexuales, habían otras que salí ella de espaldas entrando a la ducha, o acostada en la cama desnuda pero solo mostrando los pechos, había una rara, al parecer la tomó Raúl mientras tenían sexo, no se entendía, pero solo al imaginarlo, en eso me di cuenta que también estaba la pieza de Marlen, así desnudo, bajé y fui a su pieza.

Tenía las maletas al lado de la cama y su ropa doblada y ordenada sobre la cama, ahí estaba lo que yo buscaba, sus braguitas, algunas eran muy tiernitas, otras más audaces, además tenía dos traje de baño de una pieza, eso me quitó todas las esperanzas de verla en toples, o por lo menos sensual, porque no eran muy sensuales los traje de baño, igual tenía sus colales bastante sensuales, como no había nada espectacular volví a la pieza de Sonia, con el álbum en mis manos y en su cama me pegué una paja por las eso fue genial, luego bajé y esperé que llegaran.

Ya en la tarde estaban las dos, y a meternos a la piscina, vi una cara de pícara de Sonia, que igual estaba mucho más recatada con la presencia de Marlen, ellas estuvieron de acuerdo y fueron a arreglarse, yo ya estaba con mis sungas, ahora estaba con los azules que me quedaban más justos, me acaricié el palo para que se viera más grande, y cuál fue mi sorpresa cuando sale Sonia con su bikini, pero tras ella viene Marlen con el bikini blanco que acababa de ver el cajón de Sonia, se veía espectacular, el blanco sobre esa piel canela, era lo máximo, igual no se veía muy cómoda.

En ese momento fue cuando pude comparar los pechos de Sonia y los Marlen, aunque el bikini de Sonia le tapaba menos, los pechos de Marlen eran redondos y grandes, se veían firmes, al moverse se movían compactos, luego supe que fue Sonia la que le sugirió que usara su bikini para que se bronceara entera, yo en este momento solo deseaba que hiciesen toples pero al parecer Sonia estaba esperando el momento.. así que se tumbaron en las toallas dejando todo su trasero hacia mí, se veían espectacular, así que yo dije, esta es la mía, -Sonia, ¿te coloco bronceador? Ella me miró y dijo que bueno.

Me senté en sus piernas y empecé a untarle bronceador primero en la cintura, comencé a subir y al momento de llegar donde estaba su sujetador, se lo desabroché y ella levantó la cabeza como intentando detenerme pero no lo hizo, a todo esto las hermanas conversaban de esto y lo otro, de los amigos, del colegio y yo seguí con mi labor, en eso como mi intención era la de untarle en el cuello, me acomodé y me senté sobre su tremendo culo y dejé mi palo entre sus cachetes, ella intentó disimular, pero igual se puso nerviosa, en eso me fijé que Marlen estaba hablando con los ojos cerrados y procedí a tirar hacia un lado el sujetador, sutilmente empecé a tirárselo, ella al principio no me dejaba, pero con el forcejeo me excite más y mi palo se puso más grande, así que se levantó y me dejó que le sacara el sujetador, estaba muy excitado, por un lado tenía el culo de Marlen y bajo mi palo tenía el de Sonia, en eso empecé a bajar, me moví de esa posición privilegiada y comencé a echar bronceador por el culo de Sonia.

Ella estaba bastante excitada por todo, mis manos, la situación, yo metía mis dedos por toda su magnífico culo, ella entreabrió las piernas para que yo llegara más adentro, esto no lo había hecho en todo los días que había estado con ella, me dolía el hecho de que no había aprovechado bien el tiempo, en eso Sonia ya no hablaba, solo le respondía a Marlen con si y no, yo decidí seguir adelante y busqué su conchita, ella se dio cuenta y abrió más las piernas, estaba toda mojada, muy excitada, mi palo ya no cabía en el sunga, estaba a punto de sacarlo y embutírselo en ese tremendo culo, se lo estuve acariciando, Sonia se estaba moviendo sensualmente, al parecer Marlen estaba medio dormida, porque ya no hablaba, Sonia estaba cada vez con las piernas más abiertas, era fabuloso, tenía el colales puesto en uno de sus cachetes, y tenía su culito y conchita al aire, igual yo estaba pendiente de Marlen, no sabía si estaba durmiendo, pero decidí detenerme, no sabía cómo reaccionaría Marlen.

Me detuve, acomodé el bikini y me paré, ella se dio vuelta y me miró no con buena cara, pero yo le sonreí y apunté a Marlen, fui a la casa con la intención de hacerme una paja, pero en eso decidí de dármela de valiente y volví, estaban Marlen y Sonia tumbadas y riéndose de algo, en eso le digo a Marlen si desea bronceador, Sonia me miró con cara de ‘eres un fresco’, Marlen dijo que bueno y empecé igual que con Sonia, me senté en sus piernas, y comencé por su cadera, comencé a subir, Sonia me miraba con cara de excitada, yo estaba a mil.

Sonia abrió nuevamente sus piernas, muy abiertas, en eso tenía ganas de desabrochar el sujetador de Marlen, no sabía cómo reaccionaría, pero lo hice, dije, -permiso y se lo desabroché, ella no dijo nada, solo miró a Sonia y sonrió, yo no conocía a Marlen pero estaba con ganas de hacer algo más esa mañana, en eso Sonia, quien estaba muy loca como era de costumbre se dio vuelta, dejando sus pechos al aire y me dice que me apure que debo terminar de broncearla, yo miré a Marlen, ella solo la miró se dio media mirándome y se puso a reír, yo preguntaba cual era el motivo de las risas, -me quieren poner nervioso, no lo van a conseguir.

Sonia me dice que había estado hablando con Marlen y le había contado lo bien dotado y caliente que era yo, le dije como sabía ella que yo era bien dotado, Marlen responde que ella ya había notado lo que había bajo mis sungas, en eso se dio vuelta dejándome ver sus preciosos pechos, y también me dijo, – ver a las mujeres en toples, ¿Es cierto?, yo quedé sentado sobre su piernas con mi palo a mil, en eso ya me estaba acobardando, no era lo que yo tenía planeado, no estaba acostumbrado a mujeres tan audaces, intenté salirme de encima de Marlen y ella me detuvo.

Sonia me dice, -si eres tan macho, úntala en crema, a ella, yo me envalentoné nuevamente y tomé la crema, entre risas y audacia lo hice, comencé por echarle bronceador en su vientre el cual llegaba hacia abajo al lado de su conchita, y empecé a subir por sus pechos, eran muy duros, ella cerró los ojos, y tenía una pequeña sonrisa entre sus labios, estaba disfrutando de mis caricias, yo estaba a punto de estallar, aunque al principio con los nervios mi palo había bajado, ahora ya estaba listo para atacar, Sonia se acostó de lado, y dejó una pierna doblada, dejando su conchita abierta, yo seguía acariciando los pechos de Marlen, ella ya estaba muy excitada, se estaba moviendo en forma especial.

En eso decidí seguir con el juego, y comencé a bajar mis manos hacia su conchita, metía mis manos entre su bikini, ella no decía nada, solo estaba con los ojos cerrados y respiraba profundo, en eso miro a Sonia y estaba con su conchita al aire, lo tenía todo rasurado, en ese momento no me di cuenta que tenía algo de pelito por la parte de arriba y tenía una de sus manos con la cual se la acariciaba, ella miraba mis caricias hacia Marlen, decidí seguir más allá y comencé a quitarle el bikini a Marlen, ella me ayudó levantando su cola, Marlen es una morena como ya les dije, pero es de bronceado, porque descubrí sus partes blancas, tenía toda su conchita sin broncear, también la tenía rasurada pero se había dejado una orilla de vello por todo el derredor estaba completamente mojada, inmediatamente me dispuse a chuparle toda esa preciosidad, su clítoris ya estaba asomándose, yo lo chupaba y ella se estremecía.

Sonia ya estaba sin bikini y en cuclillas acariciándose, yo estaba con mi cara metida en esa tremenda concha, sacando la mayor cantidad de líquidos, me comportaba como un salvaje, estaba como loco, yo estaba con mi cola parada, en eso Sonia por atrás mío, me bajó el sunga, se acostó entre mis piernas y comenzó a darme una mamada como nunca había disfrutado, me chupaba todo, los testículos, todo el palo, era como si estuviese comiendo un racimo de uvas desde la misma mata, yo tenía a Marlen, que ya estaba dando grititos de desesperación, lo único que quería hacer era penetrarla, pero no podía porque Sonia me estaba dando la mamada más rica de mi existencia, en eso Marlen me pedía que la penetrara, pero cuando se dio cuenta lo que estaba haciendo Sonia, acercó su cuerpo hacia mi y yo empecé a chuparla entera.

Le besaba, sus pechos, conchita, era lo máximo yo estaba a punto de reventar, Marlen se puso en la misma posición mía mostrándome el culito hacia mi en cuatro patas, comencé a comerme su conchita y le chupaba el hoyito de su culo, ella estaba desesperada, Sonia no me soltaba, hasta que no aguante más, empecé a avisarle a Sonia que estaba a punto de llegar, me tiré hacia un lado y Sonia seguía mamándome, me puse de espaldas, Marlen como vio esto se me sentó en mi cara, tenía su tremendo culito por mi cara era lo más rico, en ocasiones me ahogaba, en esa posición llegué.

Sonia no dejaba de chupar, yo estaba muy desesperado, Marlen igual empezó a limpiar mi palo, que ya estaba más relajado, yo seguía con mi cara cubierta por el culito de Marlen, no quería que parase, en esa posición, y con los lengüetazos de Marlen y Sonia en mi palo, no pasó mucho tiempo en que estuviese activo, ahora cuando vieron estaba listo, fue Sonia quien se sentó en mi cara, aunque más compresiva me dejaba respirar. ella se reía de todo, mis caricias, Marlen siguió acariciando mi palo, yo no veía mucho lo que hacía, en eso siento como ella comenzó a penetrarse con mi palo, era lo máximo, se sentía muy caliente su concha, yo lo único que hacía era chupar la concha y el culito de Sonia.

Marlen empezó con un mete y saca delicioso, era muy rápida, yo tenía una mano en los pechos de Sonia, y la otra en las caderas de Marlen, era delicioso, ninguna paraba, y me pedían más, yo estaba extasiado, en eso Marlen con mi palo dentro suyo comenzó a girar buscando nuevas posiciones, lo que era magnifico, ponía sus piernas hacia todos lados, se movía rápido lento, Sonia ahora me ponía sus pechos, para que los chupara yo solo estaba como un esclavo de mi cuñada y su hermana, en eso por fin terminé, las dos me lamían el palo, era delicioso, estaba súper cansado…

Sonia entre bromas y risas me dice que luego le tocaría a ella, las dos se tiraron desnudas en el pasto, yo apenas me movía, luego las dos se pararon y desnudas se fueron a bañar, y comenzaron a llamarme, yo dije, si este es mi día debo aprovecharlo y me tiré al agua, ahí seguimos con los juegos de siempre, ahora mis manos recorrían por todos sus rincones,

Luego les contaré como han sido los años después de eso, con mi cuñada y su hermana hemos vivido muchas ocasiones, luego se las contaré.

Autor: caleidoscopio

Los usuarios que han encontrado nuestra web de relatos eroticos buscaban:

mi cuñada relatos, relatos eroticos de mi.cuñada rosa, mi cunada me encontro oliendo su tanguita, relatos calientes de sexo con hermana mayor, sexo eroticas hijas lesvianas abusan de madre viuda mientras duerme profundamente, "me la chupo mi"+relato, relatos de sexo en familia, relatos+eroticos+entre+cu%C3%B1ados, Mi Cuñada sin Ropa, relatos eroticos con su hermana, relato erotico como follo a mi madre mientras se broncea, mostrame el culito putito+relatos, videos de porno incestro madre lavando la vajilla y el hijo se la folla, CON SU CUÑADA RELATO , mi cunada me encontro oliendo su tanguitas, relatos de sexo en familia, cuñada hermana, " el macho de mi" +relatos eroticos, relatos erotico en familia, relatos+eroticos+cuñada+bikini+pareo,
libro de relatos eroticos
Titulo: Disfrutando con mi cuñada y su hermana

Publicado hace 5 years

Etiquetas: , , ,

Otros reportajes para adultos en nuestra red porno:
Tenemos mas de 45 webs porno diferentes, de todas las tematicas que puedas imaginar, con contenidos españoles, videos gratis todos los dias, galerias de fotos, relatos eroticos, cachondeo, maduras, jovencitas, amateurs, famosas... Todo lo que puedes imaginar y mas.

Cada dia, mas de 200 noticias, videos y reportajes en nuestra red de webs para adultos.

Vota por este relato!

12345 (1 votos, promedio: 5 sobre 5)

Relatos Eroticos Similares